Google+ Badge

jueves, 12 de octubre de 2017

Rogaine Serra Cavallera 2017

Marchando otra de rogaines!

El sábado pasado se celebró el Rogaine Serra Cavallera, prueba de 8 horas con base en el pueblecito de Pardines, en el Pirineo de Girona. El terreno de juego, la ladera norte de la Serra Cavallera y el Taga. La carrera está organizada por Aligots, el club de orientación del que formo parte y este año constituía el Campeonato de Cataluña de la modalidad. Si a eso le añadimos que mi actuación del año pasado fue bastante mediocre por culpa de una estrategia lamentable, el tema es que tenía bastantes ganas de volver a ese bonito entorno y sacarme la espina. Aurelio no pudo venir porque coincidía con otra prueba cerca de Madrid, pero en su lugar finalmente se animó Tommi, un finlandés afincado en Begues de quien ya os he hablado en otras ocasiones. Todo un maestro y con quien siempre es un placer compartir carrera y aprender de él.
A priori, el mapa debería ser similar al del año pasado, con alguna ampliación por el hecho de haber pasado de 6 a 8 horas. La característica principal es el desnivel, con más de 1000 metros de diferencia entre lo que previsiblemente serán los bordes norte y sur del mapa. A parte de eso, una zona baja con bastante vegetación y una zona alta de prados donde el avance y la orientación son sensiblemente más sencillos, más allá de que el desnivel sigue siendo exigente. A las 9h40, 20 minutos antes de la hora de salida, es momento de abrir el mapa y pensar la estrategia. Esto es lo que hay:
Globalmente es lo que esperábamos. Quizá lo más remarcable es que el mapa es especialmente alargado en el sentido oeste-este. El año pasado con Jaume cometimos el error de empezar subiendo al Taga, hacia el sur. Es mucho más lógico recorrer el mapa en sentido horario, es decir, tender a subir hacia el este para después recorrer la parte alta que constituye el borde sur del mapa y acabar en bajada fuerte la última parte en la que probablemente iremos más cansados. Por otro lado hay que añadir algún bucle que permita barrer la zona central y además, conviene asegurarse de que llegamos a la esquina noroeste, que estamos dejando para el final y donde hay tres balizas de 7, 8 y 9 puntos bastante juntas. Cerca de la meta y por esta zona hay también tres balizas de pocos puntos (37, 41, 36) que pueden permitir adaptar la estrategia al tiempo disponible y sin grandes pérdidas. A la vista de todo esto la idea que planteamos es la siguiente:
- Salida por el fondo del valle siguiendo la línea 47-70-74-81-64-40-84-61
- Momento ahora para volver al oeste y cubrir algo de la zona central y de media altura: 38-43-72-59
- Vuelta hasta el estremo este del mapa: 35-48-63-34-76-42-83-93-77
- Recorrido por toda la zona alta: 57-87-68-78-65-53-32-86-91-44-75-69-50-88-92
- Inicio de la bajada hasta 60 y 62...
Y aquí será momento de ver el tiempo que llevamos y plantear la manera de acabar. Hay una zona central del mapa con balizas de 3, 4 y 5 puntos que parece la mejor opción para descartar.

La salida la hacemos por la carretera superior (norte) y atajando por un senderillo llegamos los primeros a la 47, para después seguir por sendero hasta la 70. Viéndolo ahora esas dos se podrían haber hecho al revés porque ahora nos toca volver hasta la 74 pasando casi por la baliza anterior. Sea como sea avanzamos solos y sin problemas hasta la 81, pero justo después de esta nos encontramos unas rocas en el río que bloquean el avance por el fondo del valle. Nos cuesta un remojón inútil y u minutillo de dudas, pero trepamos al norte hasta terreno más abierto y por una "trocha" (término introducido por Tommi) avanzamos sin más obstáculos hasta la 64, donde coincidimos con un equipo de franceses que parecen avanzar a buen ritmo. Nosotros vamos a la derecha a buscar los 4 puntos de la 40, algo incómodos, pero los parciales por el momento indican que no es momento de descartar nada, más allá de la 51 que realmente queda muy colgada y en todo caso la dejamos para la estrategia del final de carrera. Tras salvar el desnivel de la 40 intentamos no perder demasiado e ir a buscar la 84 a través de un collado (fácil) y seguir por otro senderillo a lo largo del valle hasta la 61. Aquí perdemos otro par de minutos porque no acabamos de atinar con el muro correcto pero al final damos con ella, un pelín escondida. Hemos cubierto la primera hora y es momento de hacer un primer balance. Llevamos 8 balizas, por terreno que no es el más exigente a nivel de relieve pero sí a nivel de vegetación. A este ritmo las haríamos todas. Está claro que después va a bajar y que no podremos completar el mapa, pero sí que parece que vamos a tener que descartar menos de lo que habíamos previsto al principio.

Empieza ahora la vuelta al oeste para cubrir parte del mapa que queda a media altura. Subimos hacia la 38 decantándonos a la derecha (oeste) para ir a apoyarnos en el abierto (naranja) y en un senderillo que accede a la baliza. Una vez metidos en zona abierta la orientación y el avance resultan más fáciles y los siguientes controles (43-72-59) caen relativamente fácil y con parciales rápidos de hasta menos de 5 minutos. De camino a la 35 toca volver a ganar desnivel. Lo que en principio se antojaba como un control fácil acaba en una pérdida de otro minutillo o dos por un despiste que nos lleva a salir mas arriba de la cuenta. Por suerte los siguientes se nos vuelven a dar bien (48-63-34-76-42). La segunda hora se nos ha dado bastante bien, ayudados por el terreno, y hemos cubierto 9 balizas, con lo cual el ritmo es muy bueno. Los ocho puntos de la 83 son más incómodos por la altura que obligan a perder, que difíciles en cuanto a la orientación, algo parecido a lo que pasa con la baliza 93. En la subida de vuelta decidimos cambiar el orden de 57 y 77 e ir primero a esta última, minimizando de esta forma los metros de subida. Una vez fichada la 77 empieza el sector de subida hacia Serra Cavallera.

Las dos primeras balizas, 57 y 87 no suponen ningún problema y la 68 tampoco demasiado si uno se ubica en base a unas zonas de piedras representadas en el mapa. Lo que si hay es una buena subida que ralentiza el ritmo bastante. Con la 78 se acaba la primera parte del ascenso y de ahí se llanea flanqueando por la izquierda de una cima hasta el muro que alberga a la 65. Bajada hasta un collado y flanqueo hasta la 53, que encontramos bastante bien. Ahora sí toca la subida definitiva a lo más alto de Serra Cavallera, primero a la derecha para fichar la 32 y después flanqueando por la vertiente sur hasta la 86. De aquí cruzamos un collado al norte y enfocamos hacia la 91. Primer problema serio, nos decantamos demasiado a la derecha y a acabamos en unos cortados y zonas de piedras que no conseguimos identificar en el mapa. Con incertidumbre vamos tirando a la izquierda bosque a través y tras bastantes momentos de duda la acabamos encontrando, a decir verdad con bastante suerte. Parcial de 18 minutos en un tramo que de haber acertado directo se podía hacer probablemente en 8 o 10. En fin, cosas que pasan.

Una vez resuelto el entuerto tomamos rumbo oeste avanzando a nivel a través del bosque. Tommi se mueve rapidísimo por este terreno y yo intento seguirle como puedo esquivando troncos, ramas y piedras. Salimos a terreno abierto justo delante de la 44 y, nuevamente con la vista despejada, los siguientes controles caen con bastante más facilidad (75-69-50-88). A mi me esta surgiendo un problema, que es la falta de agua. He salido con las dos bolsas de hidratación de 0.5l. Ya en la salida he echado un par de tragos porque no me entraban bien al tener las barritas en el bolsillo adjunto. Después hemos pasado por el primer avituallamiento, pero llevábamos 1h30 escasa y he echado un trago de la garrafa pero no he rellenado porque aun tenían bastante. No me he dado cuenta de que quedaba infinito hasta el segundo y último paso por avituallamiento (fallo estúpido y no es la primera vez). Total que voy racionando a traguitos, con lo cual tampoco como suficiente porque llevo barritas que sin agua forman un atasco tremendo en la garganta. Y el calor aprieta, así que fisicamente empiezo a no estar para muchas alegrías. Con estas cábalas y descubriendo que probablemente me quedan 9 balizas antes del agua avanzamos camino de la 92. Unos cortados más abajo nos despistan y nos toca remontar un repecho bastante duro en el que perdemos algo más de tiempo. De ahí flanqueo y descenso fácil a la 60. Nos ponemos a discutir la estrategia final mientras caminamos mas abajo y nos entran dudas de si hemos fichado, con lo cual perdemos tontamente 2 minutos más. Ahora sí vamos dirección a la 62. De camino veo una fuente para vacas y voy a echar un vistazo. Una manguera viene de más arriba pero no hay manera de acceder a ella. Me peleo con una tapa de hierro pero no hay manera. Joder, qué desilusión... Bajo a la 62, donde me encuentro a Tommi que está casi llegando. Es momento de decidir qué hacemos...


Todo este periplo por la zona alta ha hecho disminuir el ritmo y se confirma que vamos a tener que descartar parte del mapa, aunque menos de lo que estimábamos al principio. Buscando cubrir las balizas de más puntos la secuencia va a ser: 49-71-89-95-80-67-33-73 y ahí volvemos a ver. Las dos primeras no presentan más problema que el de mi sed, pero la 89 está en una zona de vegetación bastante confusa y nos vuelve a dar algunos dolores de cabeza. Al final mirando el relieve y estimando el desnivel de bajada acaba apareciendo en un rinconcillo. Difícil! La 95 nos cuesta menos porque se ataca fácil desde un camino, así como 80 y 67. Por fin llegamos al ansiado avituallamiento en la baliza 33. Pego un trago infinito, aprovecho para comer y rellenar a tope las bolsas de hidratación. Nuevo consejo de guerra camino de la 73. El bucle 82-66-54 queda colgado y con una buena subida. "Es una bestia"... Es lo que dice Tommi cuando algo es jodido. Así que optamos por ir sólo hasta la 82 (después de fichar 43) y de ahí volver hacia la esquina noroeste del mapa por 52-41-37 y asegurar ese buen puñado de puntos de 79-85-90. El plan transcurre sin mayores problemas en las de pocos puntos, que resultan ser fáciles, con lo cual nos relajamos un punto y vamos caminando en el ligero ascenso que conduce a la 79. Mala idea, porque una vez en los alrededores del control nos despistamos y nos vamos demasiado abajo, perdiendo algun minuto más. Una vez fichado nos volvemos a poner las pilas camino de la 85 y bajamos asegurando por la carretera y los caminos. Si tenemos más problemas vamos a acabar estresados porque el final es una buena subida. Efectivamente, el ataque a la 85 vuelve a ser a través de vegetación complicada y siguiendo un talud de forma algo confusa. Espero que la 90 no se atraviese porque si no vamos a acabar con la soga al cuello. Afortunadamente una zona abierta facilita las referencias y damos con la 90 con más facilidad. De aquí solo restan algunos rasguños para alcanzar la carretera y cubrir los 2-3 kilómetros de ascenso hasta el pueblo. El reloj indica que tenemos tiempo, así que vamos trotando sin dormirnos pero controlando el crono. Finalmente llegamos con 4 minutos de margen.


El resultado es incierto, porque si bien hemos hecho una buena primera mitad y con un ritmo bastante bueno, en la segunda parte hemos cometido varios fallos y físicamente también hemos bajado un punto, almenos yo. Pero finalmente hay suerte y acabamos en primera posición, aunque muy austado, 324 puntos por 319 de los segundos. Repasando el itinerario me salen 327, pero puede ser que no marcásemos bien alguna baliza de 3. Lo repasaré con los parciales en la mano. En cualquier caso, contento de haber compartido carrera con Tommi por un terreno exigente físicamente y en algunas zonas también a nivel de orientación. Uno siempre aprende yendo con alguien como él y al final de eso se trata, de ir mejorando. Físicamente no me he encontrado para muchas fiestas, en parte por la falta de agua y comida y en parte porque después del UTMB he entrado en un periodo de descompresión, pero bueno, la idea es ir haciendo algunas carreras más en lo que resta de año, sin presión y con lo puesto. Aquí os dejo un reportaje de TV3 sobre la prueba: https://www.youtube.com/watch?v=FtOECrROFJk

Besos y abrazos

P.D: algún comentario técnico, nos salieron 46,5km, poco para ser un rogaine de 8h. Como referencia decir que en algunos de 6h y bastante corredores, nos ha salido más distancia que eso. Desnivel positivo, 2850m según mi Suunto. En cuanto a la evolución de la carrera, ahí van las balizas y puntos por hora:
- 1ª hora: 7 balizas (44 pts)
- 2ª hora: 10 balizas (48 pts)
- 3ª hora: 8 balizas (51 pts)
- 4ª hora: 5 balizas (31 pts)
- 5ª hora: 7 balizas (45 pts)
- 6ª hora: 8 balizas (51 pts)
- 7ª hora: 6 balizas (30 pts)
- 8ª hora: 3 balizas (24 pts)
Como hasta aquí abajo solo habrán llegado los más freaks, añado un gráfico freak, donde comparo nuestra evolución (línea azul) con la que llevaría a hacerlas todas (7'30'' por baliza, línea naranja). La conclusión es que hasta la baliza 30 íbamos a ritmo de hacerlas todas (4h, mitad de carrera) y a partir de ahí vamos teniendo diversos parciales que nos penalizan bastante.


Por lo que respecta al material, la novedad principal fue la mochila. Es el modelo TO Race Vest 3.0 de Ultimate Direction, obsequio de Julio (Masip) y que es una muy buena opción para carreras en las que necesites material obligatorio medio-bajo: impermeable, manta termica, minibotiquín, frontal, 6-7 barritas/geles y 1 litro de agua. Buen ajuste, ligera y ni te enteras de que la llevas. Aquí os dejo un link por si le queréis echar un vistazo: http://www.trailrunningreview.com/es/Ultimate-Direction-TO-Race-Vest-3.0/REVIEW--1336.html

Por lo demás, rescaté unas Adidas Riot que han sufrido bastantes batallas, que tienen la suela fundida pero cuya parte superior resiste admirablemente. La camiseta de Aligots a prueba de bombas y las mallas Fuby que también son a prueba de bombas pero que después de 4 años acompañándome en cada rogaine, ya les han caído demasiadas y habrá que jubilarlas.

jueves, 5 de octubre de 2017

Rogaine Granja d'Escarp

Este sábado se celebró una prueba de orientación de modalidad Rogaine en la Granja d'Escarp, un pueblecito que queda a unos 30km de Lleida, tocando ya a la frontera con Aragón. La prueba formaba parte de las Trail Running Series de Lleida, que mayoritariamente está formado por pruebas de trail en formato clásico. Con muy buen criterio se está intentando introducir el deporte de la orientación en Lleida, una zona donde es relativamente desconocido, a diferencia de otras zonas de Cataluña. Esperemos que en próximas iniciativas la participación vaya creciendo porque es una manera diferente y entretenida de hacer deporte en la naturaleza. El terreno de la Granja d'Escarp se presta muy bien para una orientación de iniciación, con terreno abierto que permite utilizar el relieve y vegetacion relativamente homogénea y mayoritariamente penetrable, aunque exige protección adecuada en las piernas.
Al final el compañero previsto no pudo venir así que acabé haciendo la prueba de forma individual. La carrera se acabó celebrando sobre un formato de 3 horas. Aquí tenéis el mapa:

La estrategia a seguir viene bastante condicionada por la posición de la salida/meta, en el extremo noroeste del mapa. Como pasa en estos casos las opciones a nivel global son básicamente recorrer el mapa en sentido horario o antihorario. Decidí optar por el sentido horario porque había más acumulación de balizas en el primer tramo, con lo cual se puede empezar con buen pie. Hay una pista (línea negra contínua) que se presta para cubrir la línea 30-52-63-40-41. La 60 es dudosa, no queda claro si hacerla al principio o al final. Al final me animé a hacerla al principio, yéndola a buscar entre la 40 y la 41. La 82 es incómoda pero puestos a ir, se ha de ir ahora, desde la 41. El encadenamiento siguiente es evidente aunque incómodo por los desniveles: 74-42-31-80-71. Por la pista se puede subir a la 72 y de ahí ir volviendo por 44-33-81-53-32-73-62. De este orden intercambiaría ahora 33 y 44, mucho mejor para ir después a la 81. El final es claro, por 61-70-51-34, en base al camino que va de 61 a 70 y bajando ya de forma definitiva hacia el nivel del pueblo y la meta.
El terreno sobre el que se celebró la prueba permite una orientación relativamente fácil ya que al no haber vegetación alta la visibilidad es buena. Las formas del relieve son bastante marcadas, lo cual permite tomar como referencias las vaguadas y montículos. Para detalles más finos, en las zonas bajas hay numerosos muros que están muy bien representados en el mapa. La vegetación es penetrable prácticamente en su totalidad, aunque exige llevar buena protección en las piernas para no acabar lleno de arañazos. A nivel de la estrategia, diría que fue bastante correcta, exceptuando el orden de las balizas 33 y 44, que sería mejor recorrer haciendo primero la 33 y no como yo hice. A nivel de orientación sobre el terreno no tuve problemas demasiado graves. Únicamente el detalle de la llegada a las balizas 80 y 70, pero sin perder más de un minuto en cada una. Físicamente me encontré relativamente bien, después de un mes de poca actividad después del UTMB. Lo mejor fue que un amago de tendinitis que me venía preocupando se comportó bastante bien. Espero que la recuperación se vaya confirmando. Este próximo sábado otro rogaine, esta vez de 8h en Pardines. Aquí os dejo las imágenes con el recorrido y unas fotos de la carrera. Felicitar a la organización por la iniciativa y en especial a Kike, que se ha pegado un currazo para hacer el mapa. Esperemos que el deporte de la orientación vaya calando en Lleida y la gente se anime a participar en este tipo de pruebas.

Besos y abrazos








viernes, 29 de septiembre de 2017

UTMB 2017

Venga voy a ponerme a explicar esta batalla, a las duras y a las maduras...

El Ultratrail del Montblanc era el objetivo principal de este 2017, quizá junto con el Campeonato de Europa de rogaine que hicimos con Aurelio en el mes de abril. Después de mi retirada en 2013 tenía una cuenta pendiente con esta carrera, que es seguramente la más famosa del mundo. Siempre he tenido una relación contradictoria con ella, como un cierto reparo a que sea la más conocida cuando yo no la considero la más bonita, ni la más dura ni la más nada, pero es cierto que moviendo lo que mueve y teniendo la historia que tiene, es una carrera que si te gustan este tipo de percales has de hacer al menos una vez en la vida. Este año además tenía el atractivo de reunir un nivelazo de corredores que le había colocado la etiqueta, algo futbolera, de "la mejor carrera de la historia".
Personalmente llegaba después de una temporada con buenas sensaciones, tanto en los entrenos como en la mayoría de las carreras. Es cierto que dos semanas antes tuve un último entreno con malas sensaciones pero pensé que era cuestión de no haber descansado suficiente los días antes y no le dí más vueltas... O sí... Para allí nos fuimos con mis padres y también con Alberto (Vinagre).
Después de convivir durante dos días con la movida incomparable que pone en marcha el UTMB, llega por fin el momento de la verdad, el viernes a las 18h30. Después de la incertidumbre provocada por el tiempo al final la organización ha decidido mantener el recorrido prácticamente previsto, anulando simplemente un tramo nuevo que habían introducido para este año, y modificando la parte final ente Col des Montets y meta, manteniendo desnivel acumulado pero moviéndose a menor altura. Llegamos a la salida por la parte de delante, dado que por puntos ITRA nos habían asignado el segundo cajón de salida, justo detrás de los top. El ambiente es espectacular. La gente aplaude y pica las vallas con las manos. Qué vergüenza!
Nos metemos en segunda fila. Ahí está Francesc con las manos en la espalda y sin hacer ruido, abstraído en sus pensamientos; Cedric, a quien conocí en la carrera de Hong Kong; Jeremy, otro francés con quien llegamos arrastrándonos en la Diagonale des Fous, cada uno con sus males; y en la parte de delante una lluvia de estrellas como no había visto nunca. La legión de americanos con Sage Canaday, Jim Wansley, Tim Toleffson y compañía; la figura alta y con cara de no haber roto un plato de François d'Haene (Mr UTMB); Miguel Heras, Tofol Castanyer, Xavier Tevenard, Gediminas Grinius, Sebastien Camus, Pau Capell... Y en chicas, Nuria Picas, Caroline Chaverot, Andrea Huser,... Y como no, Kilian, con su gorra roja hacia atrás y grabando el momento con un movil. Bienvenidos a la fiesta...
La performance y la música de la salida son de piel de gallina y dan pie a unos segundos de silencio tenso hasta que suena el pistoletazo de salida. Desbandada total... Salimos como una manada de búfalos por la calle principal de Chamonix, rodeados por un pasillo de gente propio del Tourmalet, con todo el mundo gritando enfervorizadamente. Intento hacerme un huequecillo para evitar una caída que acabe con mi muerte por aplastamiento. Todo va bien, poco a poco la densidad de gente va bajando y salimos a una carretera. Saludo a Andrea (Huser, que también conozco de Hong Kong) y me acerco hasta Alberto. "Este ritmo es bueno". Es importante no quemarse en este tramo de 8km más o menos llanos que hay hasta Les Houches. La gente se pone a 4'/km y sin darte cuenta puedes salirte de punto. Nos metemos por un camino a la derecha que discurre entre bosque. Cedo unos metros respecto a Alberto y me cierro en mis pensamientos. Me apetece correr solo y centrarme únicamente en mi ritmo, sin ninguna referencia de nadie. Empiezo con mi rutina de alimentación. Esta vez el planning es más estricto y me he currado un excel y todo calculando el gasto y lo que tengo que comer en cada tramo, en base a los hidratos de carbono (contando 50g/hora). Dátiles, membrillo, alguna barrita, geles, alimento líquido para más adelante... Y estoy muy mentalizado a cumplirlo. A ver si soy capaz...
Llego a Les Houches con Toti (Bes). Alberto está unos 50 metros más adelante. Nuevo pasillo de gente. "Ara veurem si hem fet massa ràpid l'escalfament" le digo a Toti. Viene la primera subida, unos 800-900 metros de desnivel hasta el Col de Voze. Una pista empinada con algún atajo por sendero. Teniendo en cuenta que estamos a inicios de la carrera, una buena combinación de caminar-correr. Sigo a mi bola, únicamente pendiente de mi reloj, un pelín alto de pulsaciones pero dentro de lo razonable. En general creo que paso a más gente de la que me pasa. Me encuentro a las primeras chicas. Primero una chica con trenzas que creo que era australiana y más allá a mi "vieja amiga" Emilie Lecomte, que es primera en ese momento. Salgo a un tramo más abierto que da pie a una pista llana, donde me encuentro a más amigos (estos buenos), Jean Philippe y Sylvain, de aquel inolvidable viaje al Chad para correr Le Treg. La luz va cayendo mientras bajo por la rampa herbosa de una pista de esquí en dirección a St Gervais. Aquí que me pasa más gente que la que paso, pero no me preocupa demasiado. Me centro en seguir con lo marcado por el esquema de alimentación y en no desgastar demasiado als piernas. Entre los que me pasan, Madame Lecomte; entre los que paso, Leonardo, el bombero escalador de la High Trail Vanoise. Un poco antes de llegar abajo me pasan Toti, Nuria (Picas) y Pau Bartoló, a un ritmo sensiblemente más rápido que el mío. Eso me deja algo tocado. A pesar de ir controlando, llego a Saint Gervais con una sensación de cierto estrés. Empiezo a tener la sensación de que voy demasiado rápido y que aun así tengo demasiada gente delante. En fin, paciencia, según el reloj el tiempo es más que bueno.
Llego al avituallamiento de St Gervais (km21). Toca reponer los bidones, agua y sales. De comida y bebida voy siguiendo lo previsto, eso esta bien. Cojo algo de fruta y sigo adelante. Viene ahora un tramo muy traidor, de 10km que pican para arriba pero que se corren prácticamente en su totalidad y a buen ritmo. En 2013 se me cruzó de lo lindo esta parte. Esta vez sigo en mi dinámica de pasar del resto del mundo y parece que la afronto mejor. Me entretengo mirando los dorsales de la gente, nombres, nacionalidades, el número, que te da una idea de la posición dentro del ranking ITRA. Mira, el 54, no está mal, ¿quien es?... Sebastien Chaigneau, hombre! celebrities... 
En medio de la noche, la falta de referencias visuales te encierra en tu mundo interior. Pasa el tiempo y los kilómetros mientras tarareas mentalmente la canción de turno o dejas la mente en blanco con el ruido de fondo de tu propia respiración. Un trozo de membrillo, un trago de agua... Cumplir con la rutina e ir entrando en carrera, cosa que parece que consigo. En medio de esta dinámica algo positiva aparecen las luces de Les Contamines (km31), primer avituallamiento con asistencia. El quilombo dentro de la carpa es importante, con mucha gente a pesar de la limitación de un acompañante por corredor, pero la voz de Eli (que acaba de asistir a Francesc) viene al rescate y me lleva hasta donde está mi madre. Primera victoria moral, he cumplido con la alimentación y he comido todo lo que tocaba hasta aquí (excepto un membrillo, pero queda compensado con lo que he pillado del avituallamiento). Parece que las barritas no me apetecen tanto así que me tomo un plato de caldo con fideos para compensar la que me tendría que comer en el siguiente tramo. Cargo con lo previsto para el siguiente tramo y tiro a por ello. "Vinga Albert, que ara ve lo teu!" Eli, siempre optimista. Veremos a ver, que diría aquel.  Subo las escaleras y más "Vinga Albert!". Ahí está Nil. "Com vas?"... "Bueno, podria anar millor i pitjor, a veure si acabo d'entrar en cursa". Calle arriba llega alguien por detrás... "Go, go, Albert!"... Osti, Simon! Joder cuánta gente conocida, así da gusto. Charlamos un momento. "Save some power for the last three uphills". Bufff, pues no queda ni nada hasta "the last three uphills". Me despido y salgo con energía positiva después de tantos encuentros.
El recorrido sigue con la misma tónica, con alguna rampa más exigente pero bastante corredor. Me pasan algunos tíos a ritmos sorprendentemente altos, a quienes después me encuentro en la siguiente rampa. Intento evitar ese tipo de alardes y tiro de calculadora. El crono indica una velocidad media más que correcta. Paciencia. Después de Notre Dame de la Gorge empieza la subida definitiva hacia el refugio de la Balme y el Col de Bonhomme. Con la pendiente los arreones de la gente disminuyen y parece que voy mejor en relación a los que me rodean. Algún último tramo corredor me deja debajo del refugio de La Balme (km39). Relleno con agua y me pido otra sopa de fideos. La salida del avituallamiento arranca por un sendero en franca subida donde enseguida adelanto a algunos corredores. Parece que Eli tenía razón y me siento en mi elemento. Cojo el bastoneo habitual y voy marcándome objetivos en forma de frontales frente a mí. Mientras tanto la temperatura va bajando. No lo había dicho pero hace un rato que voy con el impermeable, desde un chaparrón que ha caído antes de llegar a Les Contamines. La lluvia va y viene, y el ambiente es frío y húmedo, pero con la actividad de la subida la cosa es tolerable. A unos 2000 metros la lluvia se va transformando en nieve y la niebla se cierra sobre nosotros difuminando la luz de los frontales. Una de las luces que me encuentro es la de Emilie Lecomte, que sube bastante peor que baja. Una vez más la tía no se aparta ni un centímetro para favorecer el paso, un clásico...
Por lo demás, la cosa está mejorando bastante. Voy contando a la gente que voy pasando y al llegar al collado me salen 14 desde el refugio de la Balme. A ver si soy capaz de mantener esta dinámica positiva. Las fuerzas están bastante bien y parece que he entrado definitivamente en carrera. Este sentimiento de optimismo contrasta con el panorama a mi alrededor, con una ventisca propia de "más allá del muro". Afortunadamente, más allá de algún corredor que se ha pasado de rosca al principio no aparece ningún espectro. Como, bebo y me concentro para identificar el resplandor de las banderolas. No se ve a 10 metros, el viento va lanzándome la nieve a la cara y los prometidos -9ºC de temperatura de sensación han aparecido en todo su esplendor. Aún así, y de forma algo surrealista, este tramo hasta el refugio de la Croix de Bonhomme me resulta divertido. Mira... Dos tíos ahí delante... "C'est la descente déjà?"..."Oui! Oui! Courage!". Mira qué bien, ya bajamos. A ver si salgo de la niebla que por divertido que sea corro el riesgo de perderme. La visión se abre nuevamente sobre 2000 metros, deja de nevar, y eso me permite una bajada algo más relajada hasta Les Chapieux, comiendo y bebiendo lo que toca. Sólo me pasa un tío antes de llegar al avituallamiento (km50), con lo cual el balance de este tramo ha sido muy positivo. La buena onda es aún mayor cuando oigo los gritos de Jordi y Àngela, que se han plantado allí tras 9 horas de viaje. Chapeau!
Me tomo un par de boles de caldo y una compota, relleno líquido y salgo de la carpa. "En Toti ha passat fa 5 minuts, i l'Alberto també". Mira qué bien, buena referencia. La verdad es que me quedaría charlando un rato, pero hay que dar continuidad al buen momento. Al poco de arrancar, más gritos de ánimo. "Vinga Albert!"... Genís y Rosa... "Eiii!"... "Què, com vas?"..."Doncs ara crec que be i el ritme és bo, però com corre la gent... En fi, vaig fent, i si després hi han 100 tios que baixen de 24 hores doncs mira, els felicitarem". Lo cierto es que encontrarte amigos en medio de la carrera y de la noche te da la vida...
Así de optimista afronto el tramo de asfalto que se interna en la Vallée des Glaciers y que da paso a un sendero que lleva hacia el flanco sur del valle. Se agradece este tramo de sendero como alternativa a la carretera. Esta parte es corredora, hasta llegar a las eses que marcan el inicio de la subida definitiva al Col de la Seigne. Un tramo de coger el ritmillo sin pensar y poner velocidad de crucero. Paso menos luces que en la subida anterior pero la tendencia sigue en positivo. El tiempo también es algo mejor, con frío pero sin nieve en el momento en el que paso por la cima, a más de 2500 metros. Empiezo la bajada junto con otros tres corredores a los que acabo de alcanzar, de los cuales solo uno me pasa de nuevo y tomas las de Villadiego. Yo sigo yendo a la mía, concentrado en las piedras y en comer lo que toca de vez en cuando. La pendiente disminuye y tras atravesar un llano llego al avituallamiento de Lac Combal (km65). Más caldo calentito y algo de fruta, pero rápido, a ver si gano alguna posición gratis. "Ei Albert"... "Osti Toti! Com va?"... "Bueno, m'ha agafat son, a veure si em foto una mica de caldo"... Estos ataques de sueño son una putada. Yo hace varios avituallamientos que le voy dando a la Coca Cola.
Me vuelvo a meter en la noche, corriendo otros dos kilómetros llanos por una pista antes de coger un sendero a la derecha. Empieza la subida a la Arête de Mont Favre. 400 metros de desnivel, que empiezan fuerte y van suavizándose después. Paso a otros dos corredores pero creo que con algo menos de fuerza que en las subidas de antes. Me llevo un trozo de membrillo a la boca y un gel un poco más allá. No conviene descuidar la comida... No conozco muy bien este trozo, porque la unica vez que pasé fue en 2013, también de noche. La cima no está muy definida, pero llega un momento en que aparecen unas luces allá abajo que deben ser Col Checrouit. Qué bien, parece que están cerca... Empiezo el descenso a un ritmo dinámico pero sin cebarme. Alcanzo una luz que va caminando. Sebastien Camus, un ilustre, que quizá haya sido víctima del ritmo rápido del frente de la carrera. A mí también me alcanza alguien por detrás. Dejo pasar y sigo buscando esas luces de antes, que ahora han desaparecido. Salen nuevamente, parece que a la misma distancia... Qué traidora es la noche... En fin, dejo de fijarme en ellas y bajo sin pensar, intentando mantener una velocidad de entre 8 y 10 por hora que garantice que me mantengo en buenos parciales. Por fin llego al Col Checrouit (km74). Vaya, no tienen caldo. Bueno, solo son 4 kms de bajada hasta Courmayeur, sigamos. Me tomo un último gel. No he comido todo lo que llevaba para este tramo, me queda algún membrillo, pero creo que lo he compensado bien con lo que he comido en los avituallamientos. Hago balance mientras bajo por un sendero empinado y entretenido. Lo cierto es que salvo algunas dudas entre el km20 y 30, creo que estoy gestionando bien la carrera. Estoy casi en la mitad y hasta diría que se me está haciendo corto. Si pienso en positivo, "sólo" queda salvar el Grand Col Ferret y después tres subidas que tampoco son tan largas... Una manera de quitarle hierro al asunto...
De repente...se fue la luz. Coño, qué pasa... Normalmente el frontal avisa antes de que se le acabe la batería... Intento encenderlo y no responde. No veo nada. Llega un corredor pero pasa de largo. Gracias... Saco la batería de repuesto pero no acierto... Plan B, el frontal de repuesto. Tanteando un poco acabo encontrándolo. Con la tontería he perdido un par de minutos y se me ha cortado un poco el rollo. Venga concentración, volvamos a meternos en el tema. El sendero acaba y se convierte en pista, y algo más allá en una carreterilla asfaltada que se desliza hacia las casas de las afueras de Courmayeur. Las marcas giran a la izquierda y me llevan al pavellón del pueblo, donde está instalado este gran avituallamiento y nuevo punto de asistencia (km78). Veo a mi padre justo antes de la puerta y a mi madre dentro esperando con todo preparado.
Es curioso el ambiente que se respira en el avituallamiento de Courmayeur a esas 4 de la mañana de la primera noche del UTMB. Silencio, mesas con material preparado, corredores sentados y ensimismados delante de un tupper de pasta, un pastelito con nueces, pensando en lo que llevan y en lo que queda... Acompañantes mirando con cara de preocupación sin saber cómo quitarle al otro kilómetros de las piernas... Zapatillas de repuesto, pomadas, ropa para cambiarse... Una atmósfera interesante... Por mi parte voy hacia donde está mi madre y me siento delante del tupper de arroz con salsa de tomate. "Vas muy mojado"... Hombre, está lloviendo cada rato, normal... Vamos a ver, centrémonos. El frontal, reponer la comida,... No acabamos de ser eficientes. Entre mi madre, yo y Eli, que aparece por allí, no somos capaces de cambiar la batería del frontal. Eli me trae el de Francesc, que parece que abandona aquí. Me voy comiendo el arroz y bebiendo Ettix pero estoy medio empanado. Entre unas cosas y otras va pasando el tiempo. Me tomo algo de compota de manzana y me levanto. Mierda, tengo ganas de ir al baño. Ya puestos a perder el tiempo... Acabo saliendo del avituallamiento después de 20 minutos (eso ponen los tiempos de paso). Lamentable...
Saliendo del avituallamiento me encuentro a Tere, otra amiga que ha venido a ver la carrera. Charlamos un poquillo al trote y me deja en dirección al centro de Courmayeur. Mierda, no veo marcas. Pregunto a unos tíos, vuelvo atrás. Ahí hay una, vale. Bajo una rampa, subo al otro lado... Vuelvo a perderlas... Joder... Vuelvo un poco atrás, nada. Sigo otra vez... Vale, allá al fondo. Madre mía... Por fin encaro la carreterilla que baja del Refugio Bertone. Se me ha caído el ánimo bastante. El asfalto se transforma en pista y más adelante en camino. Intento espantar la mala dinámica y pillar el ritmo. Me cuesta. He salido del avituallamiento mucho peor de lo que he llegado, al menos anímicamente. A ver si cuando se procese el arroz la energía contribuye también psicológicamente. Bueno... Una luz ahí delante. Al menos paso a alguien... Sebastien Buffard, hombre, otro que no es manco. Me mira con cara de poker... La rutina de subida sigue y alcanzo otra luz. Un canadiense. Le paso justo al salir a la terraza sobre la que está el Refugio Bertone. Llego justo cuando sale otro corredor (km83). Parece que el ganar alguna posición me ha devuelto un poco a la buena dinámica. Consigo deshechar el lado oscuro. Llegan las primeras luces del día y con ellas un paisaje espectacular. El lado italiano está un poco más despejado y deja ver casi en su totalidad la cara sur del macizo del Mont Blanc y les Grandes Jorasses. De las mejores vistas de los Alpes. Tras un repechillo empieza el sendero predominantemente llano que lleva en dirección al refugio Bonatti. Qué recuerdos... Qué largo se me hizo en sentido contrario en aquella última madrugada del Tor des Geants... Ahora en cambio cojo un trote de crucero y avanzo bastante rápido. He vuelto a la buena onda y las vaguadas van pasando una tras otra. Paso al corredor que he visto antes, que resulta ser canario, y algo más allá veo a un corredor de azul que tiene pinta de ser Cedric. Le alcanzo... "Salut Albert... Putain je suis crampé". No hace buena cara. "J'ai pas du raisin aujourd'hui" bromeo, recordando la última nochevieja, surrealista, comiéndome las uvas en una avituallamiento en aquella carrera de Hong Kong. El pobre está en modo desconexión así que tiro adelante y llego al Refugio Bonatti (km90).
Sigo con la dinámica de caldos como complemento de membrillos y geles. De los dátiles me estoy empezando a cansar. El camino sigue parecido en el tramo siguiente. Llano, algún repechillo, algún tobogán, hasta llegar a la bajada definitiva hacia Arnouva (km95). "Vamoooooos!" Osti, ahí están otra vez Jordi y Àngela, que se lo han currado un huevo para poder estar aquí. Llego a la carpa del avituallamiento con el ánimo por las nubes y el mal rollo totalmente olvidado. Más caldo, más coca cola y más sales. Me acompañan unos metros tras el avituallamiento. "Què, com vas?"... "Crec que bastant be... Menjant be i crec que he portat el ritme que toca... Aviam..." Bromeamos un poco y me despido de ellos haciendo de Mo Farah (no me preguntéis por qué, las neuronas fallan...). Así que inicio la subida al Grand Col Ferret la mar de contento. A ver si puedo hacer bien esta subida y llego bien a la larguísima bajada siguiente, que es un tramo clave. Voy siguiendo en dirección al fondo del valle, que con esas nubes grises parece Mordor. Me encuentro gente que baja en sentido opuesto, entre ellos Robert Marcé, de UltraEsports en Rac1. Salgo a un replano donde está el refugio Elisabetta. Ahí tengo otros dos corredores. Venga a ver si los paso... Al primero lo alcanzo justo tras el refugio, porque se ha parado a ponerse la manga larga. Venga a por el otro, este es mi terreno... Echo la mirada al suelo... Ritmo... Miro... Osti, parece que me cuesta... Ritmo, paciencia... De repente parece que no recorto, o si lo hago cada metro me cuesta. La pendiente se acentúa y el chino (parece chino o japonés) pierde ritmo, pero a mi me pasa lo mismo. Joder, qué pasa, ya no tiro?... Le recupero pero muuuuy lentamente. Lo acabo alcanzando ya en medio de la niebla, casi en lo alto del collado. El tipo va gimiendo, pero yo no voy mucho mejor. No noto vacío en el estómago. He venido comiendo y he comido en el avituallamiento. Será que no lo he asimilado todavía?
Empiezo la bajada y me cuesta mantener el trote. Me duelen las piernas, hace frío y el sendero está embarrado. He perdido la alegría en las piernas y con ella la agilidad que me vendría bien para bajar por el barro resbaladizo. Me alcanza el chino y me pasa de forma incontestable. La bajada es de las de empujar y de repente me he quedado sin fuerzas. Me alcanza también el canadiense y otro tío de naranja que he visto que venía con fuerzas en Bonatti. Y otro de azul. Y yo cada vez con más dolor de piernas y menos energías físicas y mentales para correr a un ritmo digno. Llego al avituallamiento de La Fouly ya "oficialmente" instaurado en el estado de crisis (km109). El problema es que a estas alturas este declive puede ser irreversible.
Qué diferencia con respecto al avituallamiento anterior, la "depre" es inminente, si es que no ha llegado ya. Pido caldo, un par de boles, fruta, y relleno la bolsa de hidratación que tenía preparada con polvos Tailwind para este punto. Todo ello sin energía mental para darme prisa. Antes de salir, otra vez ganas de ir al baño. La dinámica está totalmente rota. Una vez soltado lastre salgo, ahora sí, con un trote bastante lastimero a lo largo de la calle y detrás de un tipo de naranja que es español. Un tal Ginés. Creo que ninguno de los dos tiene ganas de hablar. Al salir de este avituallamiento fue donde empezó gestarse mi abandono de 2013, en forma de un dolor cada vez más insoportable en la rodilla. Hoy me duelen las piernas, pero no es ninguna lesión. Creo que simplemente falta de fuerzas. Un atajo de 200 metros por sendero me vuelve a dejar en la carretera. En su día íbamos por el otro lado del valle, pero ahora parece que seguimos por la carretera. El asfalto no ayuda a mis dolores de piernas, pero ahí sigue... Y pasan los kilómetros y seguimos por la carretera, en leve descenso. Miro al fondo e intento identificar dónde está Champex... Aquello debe ser... Y está todavía a tomar por culo... Y tiene pinta que no salimos de esta carretera... Qué coñazo... Al final acaban siendo 10 kilómetros hasta que cruzamos el río y empieza el camino que sube en diagonal hacia Champex. Ponerme a caminar representa un alivio para las piernas, pero mi invulnerabilidad de las subidas anteriores ha pasado a la historia. Un francés llega por detrás y me pasa. Veo a Ginés que no tiene pinta de tener muchas fuerzas pero aún así no le recorto, con lo cual intuyo que debo tener el mismo aspecto. Voy echándole vistazos al reloj para ver cómo avanza la distancia... Lento...Mierda, qué es esto? Me acaba de picar un tábano, o una avispa, o no se que narices era pero me ha dejado el gemelo fino. A perro flaco todo son pulgas... (la foto es de otro momento, os aseguro que aquí no sonreía...)
Finalmente llegamos a la carpa de Champex (km123) con Ginés, que va gimiendo en un idioma ininteligible. Ahí está mi padre haciendo fotos. Con la cara le explico com va la cosa. Dentro mi madre... "Que tal?"... "Mal... Sin fuerzas desde hace 20 kilómetros y hasta las narices del asfalto". Me centro en el tupper de arroz, la botella de Ettix y en reponer algo de la comida, aunque ahora nos vamos a ver más a menudo y además voy a tirar de los avituallamientos principalmente. Opto también por cambiarme las zapatillas, me pongo las Tecnica que son más acolchadas, a ver si me alivian un poco estos dolores generales que tengo en las piernas. Al menos lo que sí tengo claro es que el abandono no es opción, aunque sólo sea para no tener que volver. Una segunda retirada en esta carrera sería un dramón. Evitar la noche se plantea como el objetivo a perseguir. Veremos... Salgo de la carpa... Llueve... Fantástico. Cuando he llegado hasta asomaba un poco el sol así que me había dejado de preocupar por el tiempo. Al cabo de 100 metros me doy cuenta de que si sigo así me quedaré calado, así que me paro bajo un porche y me pongo la chaqueta y pantalón impermeables. Vuelta a arrancar, trote cochinero, carretera alrededor de un lago, más allá pista, y más pista, y más pista... Y correr y correr y correr, sin paisaje y sin nada. Realmente este tramo me está pareciendo infumable. Por fin llego al fondo de un valle y las marcas se meten por un sendero. Venga, subida a La Giète.
Aunque las fuerzas siguen en otra órbita, almenos caminando me duelen menos las piernas y soy capaz de poner un ritmo aceptable. Adelanto a un corredor que me ha pasado en el llano e incluso hasta otros tres antes de llegar a la cima, más porque ellos van mal que porque yo vaya bien. Como en toda la carrera, la lluvia va y viene, y el sendero está bastante embarrado, lo cual hace aparecer un nuevo problema. Mis zapatillas no traccionan nada. Las Tecnica que me he puesto en Champex podrán ser cómodas, pero el taco en barro no sirve para nada. Mientras subo aún tira que te va, pero al llegar arriba y tenerme que poner a trotar, mi avance es un auténtico drama. Si ya me dolían las piernas, la inestabilidad de cada pisada conlleva pinchazos a cada paso, lo que se traduce en lentitud y torpeza máxima. Todos los que he pasado en la subida me vuelven a adelantar sin ninguna respuesta por mi parte. Busco con la mirada el Col de Forclaz, al que llego en un estado bastante depresivo. "Vamooos!"... Osti, ahí están Jordi y Àngela. "Voy fundido y el barro me está matando". Si la última vez que me han visto estaba haciendo el Mo Farah, ahora estoy más bien como el típico atleta invitado de las Islas Turkus & Kaikos, al que doblan cuatro veces. "Acaba de passar el Sage Canaday"... Pues si Sage Canaday acaba de pasar y tal como voy yo, debe ser para verle al pobre hombre, de lo crujido que debe ir. En todo caso viene muy bien un momento de distensión antes del descenso definitivo a Trient (km140). Entro a la carpa y me siento delante del tupper de arroz, sin ninguna prisa. "Cambio otra vez a las zapatillas de antes, que esto no agarra nada". Me siento hacia delante con la cabeza entre los brazos... Lo único positivo es que se va acercando el final... Abandonar no es opción, total "sólo" estoy cansado y sin fuerzas. Ya llegaré, aunque lo de evitar la noche se va poniendo más incierto... "Albeert!!".. Hombre, ahí están Nil, Eli y Francesc. De algún sitio sale un esbozo de sonrisa lastimera. "Estic mort"... "Vinga però s'ha d'acabar això"... "Si, encara que sigui per no haver de tornar, acabar acabaré".
Con algo de energía positiva salgo trotando de Trient. Venga va, penúltima subida. Agradezco que venga la subida. Los kilómetros pasan más lentos pero visto mi estado en las bajadas tampoco hay tanta diferencia. Velocidad de crucero... adelanto algún corredor que previsiblemente me devolverá la jugada en la bajada... Así hasta la cima de Catogne, donde el tiempo ha mejorado algo y permite una de las pocas vistas bonitas en toda la carrera. La bajada vuelve a ser un desastre pero ya lo tengo más asumido y voy haciendo lo que puedo. Paso a un chico vasco que está en modo "ya llegaré". Una ultima bajada "anti cuádriceps" me deja en Vallorcine, donde me encuentro a Xavi, un amigo de Lyon que ayer (bueno antesdeayer ya) hizo la OCC. Estos encuentros ayudan a enterrar un poco el mal estado físico. Tengo dudas sobre el recorrido que han modificado en la parte final. Me dice que los voluntarios le han dicho que no se ha de bajar a Argentière, lo cual es una buena noticia. Será subir al Col des Montets, de ahi subida directa a la Flegère y bajada final... Al llegar a la carpa la pregunto yo mismo y me lo confirman. Perfecto...
El avituallamiento de Vallorcine (km150) es una enfermería de guerra. Un tipo tumbado en un banco bajo una manta (después me enteré que era Diego Pazos, uno de los punteros) al que su novia le mima y no se si le anima a que siga, a que abandone la carrera o a que abandone las carreras... Otro corredor por ahí sentado con la mirada perdida... Yo pego un último tanto al tupper de arroz e intento no empanarme demasiado. Empiezo a ver la luz al final del tunel y no estoy tan desanimado como en Trient. Tengo ganas de salir a por el último tramo y acabar ya con el tema. Me despido por última vez de mis padres y enfilo la subida a Montets. Esto podría correrse con un mínimo de fuerzas pero ahora mismo ni me lo planteo. Eso sí, camino a un ritmo relativamente bueno y llego al collado bastante bien, justo cuando me pasa una chica (la tercera). Ahí vuelve estar Xavi con quien bromeamos un momento y me despido agradeciéndole que haya venido a verme y darme ánimos. También hay un grupo de vascos muy majos. Venga que parece que al menos me animo un poco para acabar. Mis padres también están justo pasado el Col des Montets. Un cruce de la carretera da paso a la última subida. Venga va, a por ello...
Este sendero vuelve a ser más empinado y sólo siento las fuerzas que da el hecho de que ya es el último esfuerzo. Llevo a la chica que me ha adelantado a unos 60-80 metros y mientras el tramo es de caminar la distancia se mantiene constante, pero a la que aparece algún trecho trotable la pierdo definitivamente. No tengo energía mental para superar la pesadez de las piernas y ponerme a trotar. Camino adelante echándole un pulso moral al altímetro, intentando aguantar sin mirarlo para evitar darme cuenta de lo lento que avanza. 1500m... 1600m... 1700m... Me parece que la Flegère está a 1800 y pico, ya no me debe quedar mucho por subir. De pronto aparece un cartel. "La Flegère, 2h"... De todas formas la flecha apunta a la derecha que no es hacia donde está la Flegère... Debe ser una ruta que da un rodeo por otro lado, creo que estaba por ahí el Lac Blanc... Sí, eso debe ser... De todas formas las marcas se van a la izquierda por un sendero que empieza a bajar. Empieza a bajar y sigue bajando... Qué raro... 1700m... 1600m... Será que ya se baja a Chamonix? Igual con el cambio de itinerario se subía solo hasta "casi" La Flegère... Pero no había un último avituallamiento allí?... 1500m... No puede ser, tengo que estar bajando hacia el valle ya. O eso o se han dejado las marcas de la OCC o de la CCC o de vete a saber qué carrera... Pero no puede ser, no pueden meter esta cagada y además ya hubiera encontrado algún otro corredor confundido... No, tiene que estar bien. Por otro lado el camino es una auténtica putada para mis piernas. Un sendero de roca mojada que con lo torpe que voy me sienta como una patada en el culo. Voy lentísimo, pero almenos estoy bajando ya hacia el valle... Un momento, ahí hay un cartel. Miro el altímetro, 1460m... Las marcas giran a la derecha... Y suben...
Qué putada... La subida anterior no era más que un añadido para compensar el desnivel que no hemos hecho para subir a la Tête aux Vents... Vuelvo a tener 400m de subida ante mí... Al bajón moral se le añade la llegada de la noche. Todo se pone oscuro... Vuelvo a empezar la lucha con el altímetro pero esta subida es más cabrona. Hay largos tramos llanos que en situación normal los debería trotar y pasarían rápido pero en mi estado los camino enteros y se hacen más largos que un domingo sin dinero. De vez en cuando intento trotar pero aguanto 15 o 20 metros. Qué desastre... Se van apagando el día y mis fuerzas... Vuelvo a alcanzar los 1700 metros y el terreno se abre algo. Salgo a una pista de esquí. Allí arriba está La Flegère, por lo menos ahora no hay trampa ni cartón. Echo la mirada al suelo y subo con la mente en blanco, ya prácticamente sin luz. Un poco antes de llegar a la altura de los telesillas pierdo las marcas. Saquemos el frontal, no vayamos a perdernos ahora... Pruebo de alcanzarlo, no llego... Mochila fuera... Dónde está?... El mío no lo veo... A ver, el de Francesc, aquí... Coño, no hace luz casi... No debo estar haciéndolo bien...Avanzo un poco... No, así no voy a ningún lado... Me vuelvo a sacar la mochila, el impermeable... Aquí está el otro... Madre mía, qué torpeza. Llevo 5 minutos haciendo el canelo... Resuelto el entuerto llego al avituallamiento de la Flegère (km161). Le comento al voluntario que me ha "encantado" la subida sorpresa pero en fín, qué culpa tendrá él...
Me tomo un último caldo y salgo justo en el momento en que llegan dos corredores españoles. Estaría bien poderme enganchar a ellos y que se me pase más rápido el tramo hasta meta. Me alcanzan al pie de la primera rampa de descenso, justo al meternos por un sendero. Acelero un poco para engancharme pero desconecto enseguida. Más de lo mismo... Nada, a seguir a lo mío. La niebla se cierra y hace difícil distinguir el resplandor de las marcas en medio del bosque. El sonido de mis dos predecesores se va perdiendo y me quedo definitivamente sólo, intentando concentrarme en no perder las marcas. Sólo faltaría eso... Afortunadamente salgo por debajo de la nube y la orientación se hace más fácil. Aparecen las luces del fondo del valle, más lejos de lo que me gustaría. Las hay por todos lados, cuáles serán las de Chamonix? La bajada alterna tramos llanos que alivian algo las piernas pero que no me sirven para nada porque no me acercan al objetivo de que el altímetro marque los ansiados 1000 metros a los que está la meta, de que se acerquen esas malditas luces... Otro tramo de descenso me acaba dejando en una casa y una pista. Debo estar cerca, pero el bosque se ha cerrado y en la noche no consigo hacerme una idea de lo cerca o lejos que están las luces del valle. Intento trotar... Nada. Camino rápido... Marcas y más marcas... Ahí hay unas casas... Las paso... nada, aún no es Chamonix. Venga trota un poco, avanza más rápido... Nada, otra vez andando... Llega una luz por detrás... "Courage"... Gracias, ni me inmuto. Una nueva curva me da una pequeña alegría. Esas casas sí son. Empieza el asfalto y ahí está la rotonda por la que estuve paseando ayer. Hay gente animando, ya es el último kilómetro. Ahora sí, por lo menos conozco exactamente lo que queda. Me pasan otros dos corredores. No les hago ni caso pero al menos me pongo a trotar mínimamente. Calle en bajada, 20 metros a la izquierda... Me paro a andar... Venga no, almenos llega corriendo. Giro a la derecha, hasta el río, otra vez a la derecha, las casetas de la feria de marcas... Otro giro a la derecha y ligera subida. Cada vez hay más gente animando pero no me hace efecto. Se me ha hecho eterna esta bajada, estoy exhausto física y sobretodo psicológicamente. Ese giro a la izquierda me deja en la última calle. "Vengaaaaa!!!" son Jordi y Àngela... Levanto la mirada... "Estic mort" me sale, con una mezcla de sinceridad y desesperación. Enfilo a la izquierda, 200 metros... Detrás de un callejón se ve la recta de meta. Me dan ganas de cruzar por ahí pero me toca dar la vuelta a un edificio en una larga curva a derecha que me deja, ahora sí en esos últimos 50 metros. Son las 10 de la noche y el pueblo está lleno de gente. Todo el mundo pica con las manos haciendo un ruido tremendo contra las vallas. Gritos, ánimos, manos de niños esperando que se las choques... Ni con esas. No recuerdo ni sentir una especial emoción, más allá del alivio. Por fin... Cruzo la meta.
Tiro los palos a un lado, me meto entre los fotógrafos y la gente que está detrás de la meta. No tengo ganas de hablar. Me voy a una valla y me quedo apoyado contra ella, dándole vueltas al coco. No he tenido las sensaciones que esperaba. Todo el año acabando con buen feeling en las carreras, con sensación de ir de menos a más, de estar en la buena dirección para este día D, y cuando ha llegado, en el momento de la verdad las cosas no han salido como pensaba que podían salir. Ya sé que podría ser peor, podría haber abandonado, podría haberme lesionado, que 27h y pico no está tan mal... No se puede pensar en términos absolutos. Mirado en términos relativos, en relación a cómo me he encontrado otros días durante este año y mirando a gente con la que me he movido otros días, no puedo decir que haya sido una buena actuación. Lo más positivo, haber sido capaz de hacer el esfuerzo de acabar, aunque tengo que reconocer que buena parte del motor mental se basaba en la idea de no tener que volver. No creo que haya sido un fallo de alimentación, calculé lo que tenía que comer en cada tramo y creo que lo he cumplido bien (de hecho cuando me pesé al llegar a Girona no había perdido nada de peso). Hidratacion, lo mismo, he bebido bien y prueba de ello es que he parado a mear más que nunca. Simplemente no he tenido fuerzas. Quizá me han sobrado esos dos entrenos largos después de la carrera de Noruega. No se...
Bueno una pena, pero una vez digerido el tema tampoco es cuestión de dramatizar. Ha salido como ha salido. Sólo queda aceptar el nivel que se ha dado, intentar aprender de ello, aceptar lo que somos y volver a disfrutar la próxima vez. Eso y valorar la experiencia, que como todas estas, nos ayuda a formarnos como personas. Y para valorar la experiencia sólo hace falta pensar en toda la gente que estuvo siguéndome durante la aventura, todos los mensajes de whatsapp que encontré a la llegada, y en Facebook... Y especialmente todas esas caras, esos ánimos y esos breaks mentales, incluso en los momentos más difíciles. Empezando por mis padres que corren su ultra en paralelo, Jordi y Àngela, Francesc, Eli, Nil, Tere, Xavi, Genís, Rosa, Simon... Al final si ponemos a las personas por delante del deporte o la política, siempre salimos ganando.

Besos y abrazos

P.D: tanto hablar de mí mismo, vamos a hablar un poco de los demás. Primero de todo mi compañero de viaje y de bastantes entrenos, Alberto. No tenía dudas de ello, un carrerón con 23h50' y 29ª posición. Un valor seguro. Y si miramos aún más adelante, el elenco de estrellas que venía a esta carrera se tradujo en unos tiempos espectaculares, con tres corredores por debajo de las 20 horas y los dos primeros muy cerca de las 19h. Todo lo que no sea una victoria de Kilian puede calificarse de sorpresa, pero francamente su segundo puesto con 19h14' es para sacarse el sombrero. No hace falta hablar ya de esas 19h01' de François d'Haene, que le dieron la victoria en esta "carrera del siglo".

P.P.D: Sobre el tema del material. Algunos pequeños cambios respecto a lo habitual. En el UTMB la lista de material obligatorio es algo más extensa que en otras carreras. Elementos un poco particulares en este caso son un segundo frontal con sus respectivas baterías, unos pantalones impermeables y unos guantes impermeables (aparte de todo lo típico). Sinceramente creo que se puede pasar con una mochila como al Skin-5 de Salomon, pero unos días antes de la carrera me compré el cinturón este de Salomon donde se pueden llevar los palos y que utilicé también para llevar la comida. De forma que la tenía más controlada. Sobre el cinturón, decir que cuando no llevas los palos detrás haciendo contrapeso se mueve un pelín demasiado cuando corres a un ritmo moderado-alto. De todas formas si te bajas un poco el cinturón hasta que te pille el hueso de la cadera, el problema se soluciona bastante. Evidentemente todo depende de cinturas y tallas.
Zapatillas: Las Sense Ultra. Muy bien, como en el resto de carreras que las he llevado. Hice toda la carrera con ellas excepto los 17kms entre Champex y Trient. Buen agarre en general, razonable en el barro y buena comodidad. Van camino de los 400km y siguen sin agujeros, lo cual visto el panorama no está mal. Las Tecnica (Inferno 3) que usé entre Champex y Trient no pueden decir lo mismo y eso que llevan menos. Buena amortiguación pero el agarre flojo, y en el barro un drama.

P.P.P.D: ya que me lo curré añado por aquí la tabla con el planning de alimentación que llevaba preparado. El criterio que usé era en base a los hidratos de carbono e intentando ingerir 50g por hora de esfuerzo. La comida a base de membrillo (una unidad es un quesito), dátiles, geles (de los líquidos Power Gel) y barritas (Trek, de chocolate o coco). También alimento líquido (Tailwind y Ettix del recuperador), un tupper de arroz con salsa de tomate y compota de manzana. Para beber y pasar el arroz en los avituallamientos grandes, una botella grande de Ettix (1,5l). Además, de los avituallamientos cogí caldo con pasta y fruta y alguna compota de manzana adicional (que recuerde en Chapieux)



Tiempo

Alimentación






Aporte
Puntos Paso km para 24h
Hora paso Membrillo Datiles Gel Barra Pasta Arroz Tailwind Ettix Avituall. HC Gasto
Les Houches 8 1:00 1.00 19:00 1 1
0.5




36.5 50
St Gervais 21 3:00 3.00 21:00 2 2 1 0.5



30 151 150
Les Contamines 31 4:30 4.50 22:30 1 1
0.5



15 202.5 225
La Balme 39 5:30 5.50 23:30
1
0.5

1

301 275
Les Chapieux 50 7:00 7.00 1:00 1 1 1





349 350
Lac Combal 65 9:15 9.25 3:15 1 2 1 1


1
471 462.5
Col Checrouit 74 10:30 10.50 4:30 1 1 1





519 525
Courmayeur 78 11:00 11.00 5:00 1 1






542 550
Ref Bertone 83 11:45 11.75 5:45




1


612 587.5
Ref Bonatti 90 12:45 12.75 6:45





1

687 637.5
Arnouvaz 95 13:30 13.50 7:30 1







700 675
La Fouly 109 15:30 15.50 9:30 1 1 1 1



15 790 775
Champex 123 17:30 17.50 11:30 1 2 1



1
885 875
Trient 140 20:00 20.00 14:00 1 1 1

1


1003 1000
Vallorcine 150 21:30 21.50 15:30 1 1 1

0.5
1
1123 1075
La Flegère 161 23:00 23.00 17:00 1 1 1

0.5


1206 1150
Chamonix 171 24:30:00 24.50 18:30 1 1 1





1254 1225





15 17 10 4







Increíble, he copiado directo del excel y no ha explotado el post...

P.P.P.P.D: Ya no hay más P's, lo prometo... Cuatro semanas después de la carrera lo cierto es que hay tornillos que no sé si están bien apretados. Tengo el Aquiles izquierdo dando un poco por saco. Si hay suerte y la cosa evoluciona bien, a finales de octubre haré el Ultra Terres de Lleida, una carrera nueva y cerca de casa. Por lo demás, nuevamente paso a los rogaines, uno mañana en la Granja d'Escarp, Campeonato de Cataluña la semana que viene en Pardines y varios de liga española entre noviembre y diciembre, aunque todo con un ritmo de entreno y competición algo más bajo, intentando que el cuerpo y la mente se recuperen



















domingo, 6 de agosto de 2017

Tromso Skyrace


Desde la luz diurna de la medianoche y ahora que las ideas están frescas, vamos a explicar esta nueva aventurilla...
Cada año intento buscar una carrera en un sitio más o menos atípico para tener la excusa de hacer un viajecillo interesante. Este año opté por apuntarme a esta carrera, que además tiene los atractivos de ofrecer un recorrido especialmente técnico y ser prueba de copa del mundo con lo cual el nivel está garantizado. Y por qué no decirlo, el hecho de estar organizada por "el Pastor que nos guía" también le da un toque de curiosidad. Coincidí en el viaje con Roger Viñas, un trayecto algo accidentado después de perder el enlace por estar dos horas parados en el aeropuerto de Barcelona. Durante la espera en Oslo coincidimos con Zaid Ait Malek, uno de los estandartes del equipo Buff, al que le había pasado lo mismo. Un tipo muy simpático y un luchador de la vida. Os ahorro más detalles preliminares y pasamos directo al sábado a las 8 de la mañana.
La salida llega casi de repente y nos vamos en pelotón por unas calles al borde del puerto que nos dejan en el puente que cruza el fiordo. El personal va tranquilo y eso me deja entorno a la 10ª posición justo detrás de Gum Bhirim (se escribe algo así), el nepalí que ganó el otro día en Gran Paradiso. Un tipo la mar de majo que siempre va la mar de repeinado como recién salido de un colegio de pago. Dejamos atrás el puente y nos metemos por un barrio de casitas (a decir verdad en Noruega todos los barrios son de casitas), con alguna primera rampa que nos lleva al final del asfalto. Empieza el tema... Echo un vistazo adelante... Va Eric (Moya) tirando y detrás Zaid, Michel Lanne... Cuento que voy el 11, justo detrás de Roger. Una rueda ambiciosa, pero a ver si hoy puedo aguantarle el ritmo que otras veces no ha habido manera. La pendiente se empieza a poner exigente... Los de delante deben ir silbando, pero yo enseguida me doy cuenta que me estoy saliendo de punto. Miro el reloj... 170... Efectivamente. Me pasa un tío... Y otro... Y otro más... Me pasa también Marc, del Matxacuca. Tampoco le sigo... Un tramo llano exige correr... Troto pero los demás corren más... Ayayay, que te has pasado de rosca...
Pasamos el avituallamiento del km4, que a estas alturas no necesitamos todavía y enfilamos el lomo de la montaña. Por mi parte la sangría continúa y me va pasando gente sin remedio, entre ellos Maite Maiora y Ragna Debats, que se disputan la cabeza de la carrera de chicas. Intento tapar la vía de agua con un gel, y un poco más adelante con una barrita. Parece que estabilizo las cosas y mantengo la distancia con Maite. La comida me sirve para contener la hemorragia en la subida pero a la que llegamos a una primera cima y la pendiente tira para abajo aparece un nuevo problema. Un proyecto de ampolla en el dedo gordo del pie derecho... Ayer estuve con las zapas de la carrera durante el día y no se por qué me noté el pie apretado, como si estuviera hinchado. Total que esta mañana he apretado poco los cordones y ahora lo estoy pagando. Bajo incómodo y preocupado, porque esto no es más que una breve bajada en medio de la primera subida. No quiero pensar... con lo que queda por delante. Un nuevo repecho pone un paréntesis en mis preocupaciones. Los de delante se me han ido bastante y por detrás llegan dos tíos, uno de azul y otro sin camiseta, minimalismo al poder... Venga síguelo en la bajada que así no vas a ningun lado. Siguiendo al tío duro me activo un poco camino del último repecho antes de la cresta cimera del Tromsdalstind, la primera cima del día. Las rocas van quitándole utilidad a los palos así que ante lo inminente de la bajada decido plegarlos y guardarlos en el cogote (hoy sin problemas).
"Heia! Heia!"... es el grito de ánimo de los voluntarios de la cima. "Great job! Follow the pink flags to the right. Be careful it's pretty steep". Bajo al otro lado junto a una cornisa de nieve y de repente las banderas desaparecen. Miro "to the right" y ahí abajo están... Madre mía... De pretty nada, de steep todo lo que quieras... Echo un vistazo rápido y no hay alternativa. Toca lanzarse por un resalte muy empinado que acaba en unas piedras que te esperan con las fauces abiertas. En fin, sin pensar... Afortunadamente no es muy largo y no coges velocidad. Primer tobogán de la jornada. De ahí el camino... Perdón, las marcas, camino ninguno, van bajando entre rocas por una pendiente empinadísima. Llevo las piernas calentitas de la subida y este tramo me sienta como una patada en el trasero. Voy totalmente torpe y llega lo inevitable. Se me engancha un pie en una roca y salgo hacia delante... Afortunadamente iba hacia un lado con lo cual la caida tiene menos desnivel. Tampoco aparece ninguna roca puntiaguda colocada estratégicamente... Podría haber sido peor. "Are you right?" me preguntan dos voces preocupadas. "Yes, yes, thanks"... "Sure?" ... Debe haber tenido mala pinta. Los dos corredores me pasan y yo sigo bajando aún más torpe que antes. Bufff... Tengo la impresión de que la carrera me está superando. Entro en un estado de negativismo... La ampolla del pie, este terreno tan difícil... Tendré que pararme? Sería la peor manera de presentarme ante el objetivo del verano, que es el UTMB... Más madera, llega Núria (Picas), que en este territorio comanche se mueve como pez en el agua. Me pasa e intento activarme siguiéndola por un nevero relativamente "esquiable", pero en un nuevo tramo más técnico vuelvo a quedarme atrás.
Afortunadamente las dificultades disminuyen y llegamos a un rellano del valle donde se puede correr mejor. La distancia se estabiliza y en el repecho posterior veo que le recorto con facilidad. Venga, céntrate, no es un problema de fuerzas... Esto es largo, estas comiendo lo que toca... Paciencia... La paso y poco a poco consigo activarme definitivamente. Tras el rellano viene un nuevo tramo muy empinado a través del bosque. Está embarrado y toca agarrarse de los árboles. Pero parece que ha pasado lo peor y mi agilidad va en aumento. Incluso dejo atrás a Núria, buena señal. La bajada se acaba y llego a un río. Hay un tronco que cruza a metro y medio del agua, pero ya tengo los pies mojados de otro que hemos cruzado hace un rato así que me meto hasta la rodilla y adelante. Voy chapoteando los pies mientras corro por un sendero acolchadito que atraviesa un terreno llano que lleva al avituallamiento (km18... creo). Por el camino paso a uno de los dos corredores que me había pasado cuando el trompazo. Relleno el flasco con Tailwind (alimento líquido) que llevo. El tema de la alimentación si que lo voy cumpliendo. Dos geles por tramo, más una barrita (de hecho dos en este primero) más el alimento líquido ahora.
Salgo sin perder mucho tiempo. La situación ha mejorado algo pero sigo sin estar muy animado. Me había encontrado bien entrenando y tenía la ilusión de que se notase en esta carrera. De momento no es así, no sé si voy cruzado por haberme pasado al principio pero en fin, no es lo que esperaba. Empiezo la subida entre el bosque y de repente veo al tipo sin camiseta. Automáticamente mi moral gana un punto, bueno a ver si empiezo a recoger gente... El tío ha bajado su ritmo considerablemente así que enseguida le alcanzo y le paso. Un poco más allá aparece Marc, del Matxacuca, al que igual que le están atacando los mosquitos igual que a mí. Con las posiciones ganadas mi moral va creciendo y mi ritmo también. La subida es dura pero pongo mi ritmo de crucero y voy avanzando bien. Las banderolas me llevan a una antecima. Levanto la vista... Ahí está la camiseta rosa de Ragna y un tipo de gorra blanca. Perfecto... Vista al suelo y cada vez que alzo la mirada veo que voy recortando. Lástima que el terreno fácil se va acabando y salimos a una cima que parece el inicio oficial de la arista de Hamperokken. Al fondo se ve la cima puntiaguda. Parece increible que la carrera pase por ahí. Vaya tela con Kilian...
En fin, manos a la obra. Guardo los palos, bajo un punto mi modo competitivo y subo el de concentración. El primer tramo de la cresta es fácil, rocas amplias y que se pueden evitar a un lado y a otro, pero la cosa enseguida se pone aérea. Afortunadamente las banderolas abundan y dan confianza. Hay una banderola ahí arriba? Pues sube ahí arriba y punto... No soy alguien que se mueva especialmente rápido por las crestas, más bien al contrario, pero las fuerzas están relativamente bien y eso favorece la concentración. Me voy cruzando con gente que está de excursión, o los periodistas que cubren la carrera y están haciendo fotos. Ahí está Albert Jorquera, Ian Corless, que como siempre se ha puesto en el mejor sitio... "Vamos, vamos"... "Thanks"... Me quedo con las ganas de felicitarle por las fotos. En los pocos momentos de respiro levanto la cabeza y veo que sigo recortando respecto de Ragna y el tipo de la gorra blanca. Esto sí que es una sorpresa. Lo cierto es que me lo estoy pasando pipa. Estando la roca seca no es dificil, y los pocos resaltes que hay las banderolas te los evitan por uno u otro lado. Solo recuerdo una chimenea vertical que debía ser el paso ese de tercer grado del que me sonaba haber oído hablar. Finalmente llegamos a la aguja final, que se salva por una canaleta en el lado derecho. En el último tramo me cruzo con Ragna, que ya baja. "Qué divertit, no?" le digo medio irónicamente. Una cuerda colabora en el último tramo, para salvar un último resalte. Asomo la cabeza a la estrecha repisa de la cima, donde hay dos tipos tumbados apuntado los dorsales que van pasando. "Seventy-five, is it OK like this?" O me tengo que subir a la repisa..."Yes, fine!"... "Nice, thanks" y me voy para abajo. Salto de repisa en repisa y veo que Núria está apunto de llegar. Se debe haber cascado la cresta a cañón porque yo diría que en la subida le debo haber sacado bastante. "Ojo! Pedra, Núria!"... Se me ha escapado un guijarro que había en una de las repisas... Me voy a meter para la derecha y así no tengo a nadie en la línea de tiro. Las banderolas de hecho es lo que hacen, llevándonos hacia una chimenea paralela. Y en el sitio más jodido, mira quién está aquí... El responsable de todo esto, con la cámara de la que tantos vídeos nos hemos tragado en el Facebook. "Que sàpiguis que m'he enrecordat de tu unes quantes vegades..."... "Bueno, home..." me contesta Kilian riendo... "Algunes per a bé, tot sigui dit... No, molt guapa la cresta, en serio..."... "Vinga! Que vagi bé!". Y con la bendición del Dalai Lama me meto por una cornisa equipada con una cuerda que me lleva a otra pendiente llena de piedras sueltas preparadas para hacer salto base. Ragna baja más o menos como yo, pero la que llega por detrás como un avión es Núria. Vaya tela, la tía, cómo baja... Me pasa incontestablemente y hace lo propio con Ragna, justo antes de meternos en un nevero empinado y alargado. Un auténtico tobogán que ya me llamó la atención ayer en las fotos del briefing. Núria y Ragna están bajando de culo a mil por hora. Yo hago un primer intento de bajar clavando talones, pero la pendiente es demasiada y enseguida me voy al suelo y paso al plan B. No se si habéis visto un vídeo en el que Kilian baja del Mont Blanc de culo con una pierna doblada y clavando el talón a modo de quilla de barco. Pues más o menos eso... Pero con pantalones cortos... Así que la nieve se me va metiendo por todos lados, pero en ese momento la verdad es que paso de todo y voy bajando intentando con más o menos éxito controlar la velocidad y la dirección. En un determinado momento veo que me voy irremediablemente contra una roca de la izquierda pero consigo controlar la velocidad lo justo para rebotar con los pies en la roca y salir despedido otra vez hacia el centro del nevero para seguir bajando por el tobogán, muy orgulloso de mi maniobra. Finalmente llego al final del nevero y echo el freno de mano. "Ten points!" Y de fondo esa música que hace algo así como "Ah ah ah ah ah, pum, I got a feeling!" (muy cutre, lo sé, pero llevo 10 minutos googleando y no doy con ella, la conocéis seguro, da muy buen rollo). Total, dos voluntarios, que estaban ahí para recoger los trocitos del que no frenase a tiempo. Yo creo que si ven como quedó mi muslo, igual me dan el "cum laude" (de aquí a que acabe la crónica me pienso si pongo la foto, que es un poco gore...). El tema es que como se me quedó el culo congelado tampoco notaba nada.
Me subo a las piedras y sigo tras Núria y Ragna (por cierto al principio de la bajada he pasado al de la gorra blanca, que bajaba justillo), intentando cambiar las piernas de modo. Me cuesta más que a mis dos predecesoras, que se me van escapando. Tendré que revisar el embrague porque me cuesta horrores cambiar de marcha. En fin, voy haciendo, reencontrándome nuevamente con mi proyecto de ampolla, que por otro lado podría haber evolucionado bastante peor. Cruzo un nevero junto a un lago, por el que un resbalón acabaría en un baño de lo más fresquito, y sigo por unos prados un tanto incómodos de correr pero que bueno, acostumbrados ya a la tónica de la carrera, pues tira que te va... Van apareciendo arbolitos que son el preámbulo del bosque de más abajo, así que pierdo de vista definitivamente a Ragna y Núria. Noto que mi ritmo se ha resentido algo en este trozo, no sé si por cansancio o por cierta desconexión. Venga, ponte las pilas... Llego de nuevo al camino de subida, donde coincido con los corredores que están empezando la subida al Hamperokken. No me dan ninguna envidia... Un poco más conectado llego al avituallamiento (km36), donde relleno la segunda bolsa de hidratación con alimento líquido.
Sorpresa, un corredor está parado aquí y o abandona o se queda un rato, pero la cuestión es que salgo del punto de control ganando una posición, pero con el de la gorra blanca pisándome los talones. Me pasa en un punto en el que me despisto de las marcas pero lo vuelvo a pasar justo cuando empieza la subida. La subida... Os acordáis de esa bajada tan divertida que os contaba hace un rato? Pues ahora subimos por el mismo sitio... Qué guay, no? Bueno, vamos a ver si jugamos la carta a nuestro favor. Tiro de palos para superar el resalte por dentro del bosque. El sendero es empinado y está embarrado, un cóctel exquisito. Al que vaya cocido le va a dejar listo de papeles... Adapto mi ritmo de paso-bastón-respiración. Pasos cortos pero frecuencia alta, obligada si tengo que seguir mi resople, que está a tope. Al llegar a lo alto del escalón, veo a una primera víctima. Un tipo de rojo que va más tieso que la mojama. Lo paso en el llano posterior. Levanto la vista.... La camiseta rosa de Ragna, que está a punto de alcanzar a un tipo. Osti, pero están lejos... Bueno, a lo mío. Cuando la pendiente vuelve a empinarse veo que mi ritmo responde bien, y al llegar a un nevero un poco más arriba me he acercado bastante. Y no solo eso, hay otros dos corredores un poco más adelante. Y de hecho si levanto la mirada todavía veo a Núria y alguno más... Pero bueno, tampoco te pases... Mira a estos de aquí que todavía no los has pillado. Al superar un nuevo resalte veo al primero. Camiseta verde y blanca, mochila negra. Es Roger. Lo alcanzo al pie de la última rampa. "Jabatu!"..."Ei Roger, qué tal... Vinga ànims!" Tampoco nos sobra el aire, así que ya charlaremos después. Sigo adelante y pongo el punto de mira en el proximo corredor, que es un tipo de camiseta blanca, azul y roja. Debe ser noruego o francés. Me cuesta un poco más pero acabo dándole caza y encontrando un hueco para adelantarle porque el tipo no me regala nada. Ragna está unos metros más adelante y un poco más allá Núria. Las paso a las dos pero la subida se acaba y llegamos al nevero empinado de esta mañana. "Oita, que ens han fet unes escales"... Qué detalle, qué maravilla... Menos mal, porque si no aquí no subimos...
Salimos a la cima. "Vinga Ragna que agafem a la Maite ara a la baixada, que l'he vist!" dice Núria. Mis dos compañeras han olido sangre y cambian a modo bajada en un periquete. A mí como antes me falla el embrague y a pesar de que en la subida iba mejor que ellas ahora tengo las piernas tiesas y las rocas me sientan fatal. Tengo la impresión de que el noruego-frances me va a empezar a hacer luces en cualquier momento, pero me empeño en no mirar atrás y concentrarme en bailar lo más rápido posible sobre las piedras, mientras voy pasando a corredores de la carrera corta, con los que coincidimos en este tramo. Pierdo de vista a Ragna y Núria y prácticamente me olvido de ellas. Me tomo el último gel para intentar recomponer la situación y poco a poco la cosa mejora, también ayudado por el cambio de terreno a algo más herboso y blandito. Alargo la zancada. A ver, si no ha llegado en este rato malo ahora menos. Me animo y recupero un muy buen ritmo, una vez las piernas se acostumbran a la bajada. Queda un último repecho donde si llego con estas fuerzas todavía puedo cazar algo. Llego al desvío que da inicio a la subida y me lanzo como un lobo. Un tramo llano se dirige hacia una línea eléctrica por donde Kilian dijo que se subía en el briefing. Sigo corriendo bien, sigo pasando corredores de la corta... Hasta que de repente, sin previo aviso... Zasca! El tío de mazo, que te está esperando en cualquier esquina. Lo de sin previo aviso no es bien bien cierto. Hace un rato que el estómago me ruge, y el gel no ha conseguido calmarlo. Me queda una barrita y me la tendría que haber tomado antes... De repente las piernas se me ponen de gelatina y la pájara llega con las garras bien afiladas. Miro el reloj... 120 pulsaciones... Y no voy ni para atrás... Juas! De manual... El avituallamiento no debe estar lejos... Qué hago? Venga va, saca la barrita. Las de antes eran de sésamo pero está es de chocolate y más contundente. Me tomo un tercio, agua, y un poco más allá un segundo tercio. No pasan ni 5 minutos y las pulsaciones empiezan a recuperarse, el ritmo también. Vuelvo a poder trotar dignamente camino del avituallamiento. Cojo un trozo de plátano y unos cuantos de manzana, mientras me giro y veo que llega el noruego-francés. Venga pírate de aquí, que con un poco de suerte no te ha visto.
Me lanzo por el camino de bajada, que coincide con los 4 primeros kilómetros de esta mañana. La pájara es historia y bajo muy ágil ayudado ahora por los palos. Joder, cómo gira la tortilla en 10 minutos. No sé si me ha visto pero igualmente a este ritmo creo que no me pilla. Entre el bosque veo la ciudad de Tromso que se va acercando, el puente, y aún más cerca las casas del barrio a este lado del fiordo. Llego a la pista y más alla al asfalto. Mantengo el ritmo, que así de paso llego antes, y bajo junto a la curiosa catedral hasta el inicio del puente. Venga última rampa. Por el pasillo lateral se confunden corredores de la corta y peatones. No veo a Ragna ni a Núria que son quienes creo que me preceden en la carrera larga, pero incremento el ritmo simplemente porque me siento bien y voy encendido, quizá por una deuda conmigo mismo por el final del otro día en Gran Paradiso. La subida se acaba y el puente hace un cambio de rasante para empezar a bajar. Y más encendido todavía, esquivando a la gente... Un momento, ese tipo de allí con camiseta amarilla... Ese juraría que es de la larga, no? Venga, más madera... Llego al final del puente y giro para empezar el callejeo. Tengo al de la camiseta amarilla a 30 metros pero antes adelanto a un tipo de la corta que cuando ve mi dorsal le grita algo en noruego al de delante, que automáticamente acelera. OK, es de la larga... Pues nada, yo acelero también... Y así empezamos a curvear por al lado del puerto en plan persecución de peli... Y ahora sí, en esta peli sí que le paso... Le adelanto e intento cambiar de ritmo para parecer más convincente. Adelanto a una chica en un estrechamiento, los palos me chocan con la pared, oops... "Sorry!" Levanto la mano a modo de disculpa, me sabe mal... Pero bueno, sigo adelante a ver si consolido mi posición. Miro de reojo, parece que sí. Pero bueno, me quedan 200 o 300 metros, ya llego con la carrerilla. Giro la última curva. Osti! Ahí está Núria... No me ha visto, si esprinto como un loco yo creo que la paso... Pero sería muuuy rastrero. Ni hablar. Entro en meta justo tras ella, finalmente en 18º lugar de la general (15º de la clasificación masculina más las tres chicas, Maite, Ragna y Núria).

Balance de la carrera: hombre pues siempre que vas de menos a más las sensaciones tienden a ser buenas. Reconozco que en algún momento del principio me vi superado por las circunstancias. Esa primera bajada la verdad es que en algún momento me pareció "too much", en plan, lo siento pero yo por aquí no puedo bajar corriendo. Como errores y cosas a mejorar, la salida debió ser con un punto más de calma. Creo que eso me hubiese permitido coger el tren de Maite Maiora y compañía, que era una buena rueda, que el otro día pude seguir bien. También esa barrita al final debió haber caído antes, con lo cual hubiese evitado esa pájara del final. Pero por otro lado la gestión de la comida fue bastante buena y una vez cogí la dinámica, mi ritmo también. Creo que no era el terreno óptimo para mí, pero aun así me defendí relativamente bien. Y lo más importante, la sensación es que las fuerzas responden con el paso de los kilómetros. Así que me voy de esta carrera con buenas sensaciones de cara al día D, dentro de cuatro semanas. Os dejo tranquil@s hasta el UTMB.


Besos y abrazos.

P.D: sobre el material, poco que reseñar. Sólo las zapatillas, las S-Wings negras, las de taco. Como siempre buena respuesta en cuanto al agarre. Menos comodidad que otros días, pero normal teniendo en cuenta que crucé doscientos ríos con el agua hasta la rodilla.

P.P.D: ahí va la foto gore...